Un negro fin de semana - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

Un negro fin de semana

 


AGUSTÍN ECHALAR ASCARRUNZ

   

El discurso del vicepresidente Choquehuanca, el día que asumió ese alto cargo, fue muy bueno, muy conciliador y dio a muchas personas grandes esperanzas de que el nuevo período masista sería un gobierno inclusivo, y por ende más democrático que los de Morales.

Los eventos del pasado viernes han echado por la borda la ilusión que se pudiera tener al respecto, y han dejado al señor Choquehuanca en una situación totalmente incómoda, puesto que lo pintan ya sea como un mentiroso, o como alguien que ha perdido todo poder en un Gobierno que llegó a serlo ante todo gracias a él.

Estamos viviendo, por un lado, un burdo momento de revancha y venganza de quien detenta el poder, sobre quienes lo perdieron. Si se cree que el ministro Murillo era impresentable, lo que está haciendo el Gobierno actual, es replicar las peores actitudes de ese personaje que tanto daño hizo a la imagen del Gobierno transitorio.

El año 2020 fue uno de los peores años de nuestras vidas, precisamente porque se tuvo que enfrentar a una crisis sanitaria nunca antes vista, con un Gobierno transitorio, que precisamente por no haber salido de las urnas no tenía una legitimidad absoluta, amén de que era un Gobierno frenado y boicoteado desde los otros poderes del Estado que habían quedado en manos del MAS.

No, no fue el mejor Gobierno, pero aclaremos que el hecho de que tuviéramos un gobierno improvisado, tan débil, tan deficiente en muchos sentidos, fue resultado exclusivo de los manejos autoritarios, del abuso de poder que ejerció el gobernante anterior.

El desrespeto a la voluntad popular al ignorar el referéndum de 2016, y la consiguiente violación a la Constitución, (que dicho sea de paso ya había sido violada una vez antes), con respecto a la reelección, llevó a la situación, y a la comprensible total falta de confianza en el Gobierno. El fraude fue solo uno más de los elementos que deslegitimó al Gobierno de García y Morales.

Si esos dos personajes no hubieran renunciado, o haciéndolo, no hubieran obligado a la triste presidenta del Senado de entonces a renunciar, simplemente no hubiera podido darse el Gobierno de Jeanine Áñez.

Detener a la expresidenta con una acusación de haber hecho un golpe de Estado, es un abuso extraordinario, en primer lugar, porque no hubo tal golpe de Estado, ergo no hubo el delito del que se la acusa, (y si hubiera la posibilidad de que eso sucedió, entonces en primer lugar, la señora Áñez debería defenderse en libertad, y del mismo modo todos los acusados).

Lo que se está haciendo no solamente es un acto de injusticia contra la señora Áñez, sino que se está violentando la convivencia entre los bolivianos. Alrededor de la mitad de los ciudadanos no quiere al MAS, por la más diversas razones, algunas extemadamente razonadas, otras posiblemente impresentables. El MAS ha triunfado en las justas electorales de octubre del año pasado, y quienes creemos en la democracia hemos sido convencidos de que esas son las reglas del juego, la mayoría (simple) quiere un gobierno masista, se siente identificada con ese tipo de política, y esa manera de hacer las cosas, y no queda otra opción que acostumbrarse a las nuevas circunstancias.

Si el MAS tuviera vocación democrática, podríamos vivir con eso, si el discurso del vicepresidente Choquehuanca representara a la política del nuevo (aunque ya destartalado) Gobierno, estaríamos construyendo una nueva Bolivia. Pero hay demasiados síntomas que nos llevan a pensar que no es así. El MAS está demostrando una enorme vocación de poder, al extremo de llegar al abuso del mismo, y una muy pobre vocación democrática. Es curioso que, aduciendo la condena a un golpe de Estado, estén actuando de la manera menos democrática imaginable.

Lo del viernes es una muy mala noticia para Bolivia, es un muy negro nubarrón sobre nuestras cabezas. No es solo un problema de la señora Áñez y de quienes gobernaron con ella. Me temo que en un futuro muy próximo irán a por doña Eva Copa.

 

El autor es operador de turismo.

 

Un negro fin de semana Reviewed by Jorge Molina on 3/15/2021 Rating: 5   AGUSTÍN ECHALAR ASCARRUNZ     El discurso del vicepresidente Choquehuanca, el día que asumió ese alto cargo, fue muy bueno, muy concil...

No hay comentarios.: