Autoridades, estudiantes y militares recuerdan el Día del Mar con civismo - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

Autoridades, estudiantes y militares recuerdan el Día del Mar con civismo


Más de una treintena de estudiantes de unidades educativas, institutos y unidades militares acantonadas en la ciudad, rindieron este miércoles homenaje al Día del Mar, recordando la fecha en la que Bolivia se convirtió en un país mediterráneo con reclamos por un acceso soberano al mar, donde autoridades ejecutivas municipales y regionales participaron de los actos.

Con un inicio puntual y fluido, varios colegios desfilaron la mañana del 23 de marzo  por el frontis de la plazuela 12 de Agosto, donde más temprano se realizó la entrega de ofrendas florales a los mártires de la guerra del Pacifico.

Las autoridades militares y policiales participaron masivamente de los actos la noche del martes en el desfile de teas, con la participación de estudiantes de los colegios nocturnos y militares locales.

¿Por qué se conmemora el Día del Mar cada 23 de marzo en Bolivia?

Bolivia conmemora el Día del Mar cada año el 23 de marzo. Esta fecha recuerda la Batalla de Calama o del Topáter de 1879, el primer enfrentamiento entre las tropas bolivianas y chilenas en medio de la Guerra del Pacífico por la cual Bolivia perdió su litoral.  

El origen del conflicto se generó en febrero de 1878, cuando Bolivia estableció un nuevo impuesto a la empresa chilena Compañía de Salitres y Ferrocarril de Antofagasta (CSFA), violando el tratado de límites de 1874 que prohibía nuevos impuestos o el aumento de estos. 

Chile protestó y solicitó someter el pleito a un arbitraje, pero el gobierno boliviano, presidido por Hilarión Daza, consideraba el asunto como interno y sujeto a la jurisdicción de las cortes bolivianas. 

Fue entonces que Chile insistió y le advirtió que no se consideraría ligado al tratado limítrofe de 1874 si Bolivia no suspendía el impuesto. Por el contrario, Daza rescindió la licencia a la compañía chilena, embargó sus bienes y los puso a remate. El día del remate, el 14 de febrero de 1879, las fuerzas militares chilenas ocuparon la ciudad boliviana de Antofagasta y avanzaron en pocos días hasta el paralelo 23°S. La zona entre el río Loa y el paralelo 23°S permaneció bajo soberanía boliviana.


Perú, que había firmado con Bolivia un Tratado de Alianza Defensiva de carácter secreto, ordenó preparar sus fuerzas militares y simultáneamente envió un diplomático a Chile para mediar. Ante el avance chileno en territorio disputado, Bolivia se declaró en estado de guerra contra Chile el 1 de marzo de 1879. Tras la negativa de Perú a permanecer neutral, Chile declaró la guerra a ambos aliados el 5 de abril. El 6 de abril, Perú declaró el casus foederis, es decir, la entrada en vigor de la alianza secreta con Bolivia.

Aunque el impuesto de los diez centavos y el tratado de 1873 aparecen a primera vista como los detonantes del conflicto, las causas fundamentales de la guerra fueron profundas y complejas. Entre ellas los historiadores señalan la vaguedad de las fronteras coloniales, el interés por el negocio del salitre y la tensión producida por las diferencias entre el progreso de Chile y la inestabilidad política y económica de los aliados.

La batalla del Topáter

El 23 de marzo de 1879 se produjo el primer enfrentamiento armado de la Guerra del Pacífico, entre las tropas chilenas y bolivianas en las cercanías de Calama. El boliviano Eduardo Abaroa opuso resistencia junto a un grupo de civiles y murió en la contienda, conocida como batalla de Topater.

Días antes, el coronel chileno Emilio Sotomayor organizó en Caracoles una fuerza compuesta de 544 soldados y 30 civiles, que tenían la misión de ocupar Calama.

En esta localidad, la máxima autoridad boliviana, Ladislao Cabrera, organizó la defensa con alrededor de 130 civiles. Armados con algunos rifles y carabinas, el grupo se acantonó en la ciudad y destruyó los puentes de acceso al poblado.

El 23 de marzo las fuerzas chilenas alcanzaron la quebrada sur cercana a Calama.

En esta circunstancia cayó muerto el héroe boliviano Eduardo Abaroa Hidalgo, quien junto a doce rifleros, defendieron el Puente Topater. Después de descargar los 300 tiros de su revólver, ya herido y moribundo, la tropa chilena lo conminó a rendirse, pero él exclamó: '¡Que se rinda su abuela, carajo!. 

Luego de varias horas de combate, las tropas chilenas pusieron fin a la resistencia boliviana. Su superioridad numérica fue determinante. La contienda dejó 20 bolivianos y 11 chilenos muertos.


Autoridades, estudiantes y militares recuerdan el Día del Mar con civismo Reviewed by Jorge Molina on 9:11:00 a. m. Rating: 5 Más de una treintena de estudiantes de unidades educativas, institutos y unidades militares acantonadas en la ciudad, rindieron este miércol...

No hay comentarios.: