La dolorosa historia de Cielo Estrella, la niña de dos años que fue torturada hasta la muerte - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

La dolorosa historia de Cielo Estrella, la niña de dos años que fue torturada hasta la muerte

El delito de infanticidio se sanciona con privación de libertad de 30 años, sin derecho a indulto, a quién mate a una niña o un niño desde su nacimiento hasta sus 12 años, según el artículo 258 del Código Penal.

Tenía dos años, le daban de comer galletas, agua y dulces y la torturaron hasta la muerte. El desgarrador caso se conoció el 14 de julio de este 2022, cuando Fidelia llevó a su hija al Hospital La Paz donde los médicos la recibieron ya sin vida y descubrieron que tenía lesiones en la cabeza, costillas fracturadas y signos de violencia de data antigua y reciente en casi el 90% de su cuerpecito.

Su mamá, Fidelia C.R., y la pareja de esta, Ángel I.T., declararon ante la Fiscalía por el asesinato de la niña ocurrido en la habitación de un alojamiento de la urbe, pero sus versiones se contradicen. La Justicia determinó que ambos sean recluidos, con detención preventiva por seis meses, mientras duren las investigaciones. Son procesados por infanticidio, delito que se sanciona con 30 años de privación de libertad, sin derecho a indulto, conforme al artículo 258 del Código Penal en Bolivia.

UNA NIÑA SIN NOMBRE

Fidelia, junto a su hija menor, vendía dulces en inmediaciones del mercado Las Velas de La Paz.  

“¡Vendo, vendo!”, solía gritar la niña, mientras cargaba un botecito con dulces, recordó una comerciante de Las Velas. Fidelia no acostumbraba hablar con las vendedoras y nunca reveló el nombre de su pequeña ni otros detalles de su vida. Nadie conocía la identidad de la nena que correteaba por ese mercado y ningún familiar se aproximó a la morgue para reclamar el cuerpo. Ante esa situación, las comerciantes la llamaron Cielo Estrella y se encargaron de su velorio y entierro en el Cementerio General.

Cielo Estrella era una niña alegre y cariñosa. Se robaba la sonrisa de las vendedoras con sus ocurrencias. Semanas antes del crimen, la pequeña fue vista por última vez con un ojo lastimado, pero la madre, al ser consultada por las comerciantes, les respondió que se cayó y no quiso darles más detalles. Desde entonces, Fidelia no llevó más a su hija al mercado.

Según la Policía, Fidelia dejaba a la niña al cuidado de Ángel I.T., quien ejercía violencia sobre ella. 

DOS AÑOS DE SUFRIMIENTO

Cielo Estrella fue víctima de violencia desde su nacimiento, según el Ministerio Público.

“Podemos asegurar que la niña vivía en un estado absoluto de descuido, se podía advertir que tenía hematomas de data antigua (…). También tuvo un traumatismo cráneo encefálico cerrado con policontusiones y traumatismo torácico cerrado con fractura. La autopsia médico legal hace referencia a que la menor de edad sufría un ciclo de violencia, lo que determina síndrome del niño maltratado”, manifestó el fiscal asignado al caso, Cristhian Copa.

Cielo Estrella sufrió violencia toda su vida. El médico que recibió el cuerpo de la pequeña reportó que padecía síndrome de Kempe o de niño maltratado que es una forma grave de maltrato infantil que se refleja mediante agresiones reiteradas, provocadas por uno o más adultos que están a cargo de la víctima.

Según René Tambo, jefe de la División Homicidios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de La Paz, Cielo Estrella tenía tres costillas fracturadas, múltiples heridas contusas y lesiones antiguas y recientes en el 80 a 90% de su cuerpo. No recibía una alimentación adecuada puesto que le daban de comer solo galletas, dulces y agua.

La madrugada del 14 de julio, Fidelia y Ángel discutieron porque él pretendía dejar el alojamiento. Habrían forcejeado y golpeado a la niña que a las 08:15 llegó al hospital sin signos vitales, pero la data de muerte es de unas cuatro a cinco horas antes. Los dos adultos son sospechosos del asesinato de la pequeña Cielo Estrella.

Fidelia y Ángel comenzaron a vivir juntos en febrero de este año y pernoctaban en distintos alojamientos de la urbe. Ella vendía dulces y cigarrillos en las calles, mientras su concubino animaba fiestas y robaba las pertenencias de valor de personas en estado de ebriedad.   

¿DÓNDE ESTÁN LOS HERMANOS DE CIELO ESTRELLA?

Fidelia tuvo seis hijos, pero solo Cielo Estrella estaba con ella. Sus hijas mayores, de 13 y 10 años, estaban al cuidado de su abuela materna, quien falleció hace dos años y, por ese motivo, las niñas pasaron al cuidado de su tía, hermana de la ahora detenida, y viven en Argentina.

Otra de sus hijas, de seis años, fue adoptada por una familia. Según las investigaciones policiales, la Alcaldía de La Paz, a través de la oficina de Servicios Legales Integrales (SLIM) y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia (DNA), gestionó el proceso para que la niña que fue abandonada en un cementerio tenga una familia.

Sobre los otros dos niños se conoce muy poco. Uno habría sido vendido o regalado en inmediaciones del mercado Rodríguez de La Paz y otra arrebatada de los brazos de su madre. Los investigadores siguen las pistas para encontrar a los menores de edad y conocer su estado y situación.

MADRE QUE VIVÍA EN LA CALLE

Tras la muerte de Cielo Estrella, una familiar contó que Fidelia tiene “problemas mentales”.

La mujer en una entrevista realizada recientemente por el programa Que No Me Pierda reveló que Fidelia vivió mucho tiempo en la calle, pero estaba intentando cambiar su vida. “Estuvo caminando como indigente y vivía debajo de los puentes. Usaba cartones para protegerse”.

La última vez que se encontró con Fidelia fue hace medio año. En esa oportunidad, la mujer, procesada por infanticidio, estaba cargando a una bebé, Cielo Estrella, mientras vendía dulces. Le dijo que estaba bien y que vivía con el padre de su niña. “Ella (Fidelia) y la bebé se veían bien, estaban limpias y, por ese motivo, no le hice más preguntas”. 

Contó que la mamá de Cielo Estrella sufrió violencia. Su madre la echó de su casa y ella migró a Argentina en busca de oportunidades. Se quedó en la casa de su hermana, donde habría sido agredida sexualmente por su cuñado. “Fidelia quiso denunciar la violación, pero su hermana la golpeó con un fierro. Ella volvió de allá embarazada”.

Expresó su preocupación por las menores de edad, hijas de Fidelia, que ahora están al cuidado de su tía en Argentina. “No sabemos nada de las niñas y no hemos tenido contacto con ellas. Tenemos temor de que estén sufriendo lo mismo que su madre”.

La Policía busca conocer cómo están las menores de edad y establecer si su traslado a Argentina se dio en circunstancias legales. También prevén dar con el paradero de los otros hijos de Fidelia. 

Por el infanticidio de Cielo Estrella, su madre y su padrastro, de 39 y 42 años, respectivamente, se encuentran detenidos preventivamente en cárceles de La Paz. La Policía reveló que Ángel I.T. tiene antecedentes por violencia intrafamiliar, delito cometido en contra de una exconcubina.

Las comerciantes del mercado Las Velas despidieron a la niña hace una semana en medio de llanto, dolor y pedidos de justicia. Este es uno más de los casos que esperan por un juicio.

CRÍMENES QUE DUELEN

Otro de los hechos que indignó a la población fue el infanticidio del niño Jhair Matías. El 29 de junio, el niño fue encontrado sin vida en un lote baldío del Distrito Villa 22 de Diciembre de Llallagua, Potosí. Marlene Ordoñez Siacara, pareja de su padre, le dio yogurt con veneno y luego lo abandonó. La autora confesa, de 19 años, fue sentenciada el 30 de junio a 30 años de privación de libertad en el penal de Cantumarca, mientras Rubén G.Z., progenitor de la víctima, recibió detención preventiva, por seis meses, por presunta complicidad en el delito. 

Jhair Matías, de seis años, era un niño alegre, travieso y cariñoso. Martha, su madre, no encuentra consuelo. El día del crimen, la mujer dejó a su hijo en la escuela Jaime Mendoza de Llallagua como de costumbre. Unos 20 minutos después, a las 10:00, Marlene Ordoñez llegó al establecimiento identificándose como familiar del menor de edad y se lo llevó con rumbo desconocido.

Martha volvió al colegio a mediodía para recoger a su niño, pero él nunca salió de su curso. “Me acerqué a la puerta y no había quién salte. Mi hijo estaba con chulo de Spider-Man. No había mi hijo”, dijo la madre entrevistada por medios locales.

Reportó la desaparición de su pequeño y recorrió, al igual que los policías, distintas calles de la ciudad con la esperanza de encontrar a su hijo y volver a su hogar. Al promediar las 17:00, Jhair Matías fue hallado sin signos vitales y lo trasladaron al Hospital General Madre Obrera donde el médico del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) practicó la autopsia y determinó como causa de muerte “intoxicación aguda por sustancia a determinarse en laboratorio”.

Marlene habría burlado la seguridad de la unidad educativa y primero se llevó al niño a jugar y pasear. Por la tarde, lo dejó en casa de una amiga y luego se encontró con Rubén, padre de la víctima, y posteriormente, ella se dirigió a un mercado donde compró veneno y yogurt. Llevó a Jhair a una plazuela donde le dio el producto envenenado y luego lo abandonó en un lote deshabitado de la zona.

La madre del menor de edad cree que la mujer acabó con la vida de su pequeño porque esa tarde se tenía que llevar adelante una audiencia en un Juzgado del Menor debido a que el papá no estaba cumpliendo con los depósitos por asistencia familiar.

El pueblo indignado se levantó. Con globos blancos, carteles y megáfono salió en marcha exigiendo justicia por el asesinato del pequeño. Marlene, la autora del crimen, admitió su culpa y se sometió a procedimiento abreviado donde un juez le dio la pena máxima.

Los recién nacidos y los niños menores de tres años son, en su mayoría, las víctimas de infanticidio. Los autores son generalmente las personas que deberían protegerlos: madres, padres y, en algunos casos, madrastras y padrastros. 

En Bolivia, 23 niños fueron asesinados entre el 1 de enero y el 18 de julio de este 2022. La gestión 2021 cerró con 46 infanticidios a nivel nacional; 14 en La Paz, 9 en Potosí, 8 en Chuquisaca, 7 en Cochabamba, 5 en Santa Cruz, 2 en Tarija y 1 en Beni. En promedio, cada ocho días un niño o niña, de entre 0 y 12 años, es víctima de infanticidio, según datos de la Fiscalía.


La dolorosa historia de Cielo Estrella, la niña de dos años que fue torturada hasta la muerte Reviewed by Jorge Molina on 11:59:00 p. m. Rating: 5 El delito de infanticidio se sanciona con privación de libertad de 30 años, sin derecho a indulto, a quién mate a una niña o un niño desde s...

No hay comentarios.: