Héctor Garibay, el taxista más veloz de toda Bolivia - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

Héctor Garibay, el taxista más veloz de toda Bolivia

El Deber 

Ante la falta de ayuda y recursos económicos, el atleta boliviano debe recurrir al trabajo diario para subsistir junto a su familia

Hector Garibay es uno de los atletas más reconocidos por la población nacional en el último tiempo. Rompió el récord nacional en maratón, es medallista Sudamericano y siempre que participa en alguna competencia deja en alto a la ‘tricolor’.

Recientemente, el boliviano representó al país en el Mundial de Atletismo, y si bien no pudo cumplir su objetivo (quedar en el top 10), volvió a dejar buenas impresiones a propios y extraños.

Hector ya nos tiene mal acostumbrados a traer buenas noticias. Nunca deja mal parado al país, aún con la falta de preparación que sufre y la poca o nula ayuda que recibe.

Garibay no solo es un competidor nato, sino también es un hermano y tío preocupado que busca salir adelante y ganarse “el pan de cada día” cuando no está en competencia.

En el mano a mano con DIEZ, nos contó algunas incidencias personales:

Héctor, fuiste noticia nuevamente por participar en el Mundial, ¿Qué sensaciones te deja la nueva experiencia?

“Muy contento de haber representado al país de nuevo. Muy satisfecho por el entrenamiento y por haber ido al Mundial”.

Estuviste liderando la maratón por momentos, ¿Qué te obligó a bajar el ritmo?

“Estaba arriesgando el físico varias veces. Competí contra profesionales a nivel mundial, traté de ir par a par. Además, no pude obtener bebida y me deshidraté, por eso me empiezo a alejar del pelotón”.

¿Por qué no pudiste hidratarte?

“Mi entrenadora estaba en un punto, y cuando me la va a pasar (el agua) se resbala y cae al piso”.

¿Qué diferencias encuentras entre vos y los otros atletas?

“La mayoría de ellos van con un equipo completo. Para ellos hay alguien cada cinco kilómetros que los esperan con agua. A mi estaba alguien en el kilómetro 15, y después si quería agua yo tengo que buscar y levantar (perdiendo valiosos segundos y envión en la carrera)”.

Antes del viaje, tu entrenadora (Nemia Coca), mencionó que estabas mal alimentado, ¿Por qué?

“Estaba mal alimentado, dos semanas atrás había llegado de Colombia de los Juegos Bolivarianos (se jugaron del 24 de junio al 5 de julio), y allá la comida es diferente, también estaba deshidratado. Hice un cambio complicado, incluso por clima. Pasé del calor, al frío de Oruro, me resfrié y volví de nuevo al nivel del mar (en el Mundial de Oregon)”.

¿Conversas con los rivales? ¿Qué te dicen los entrenadores al no verte con equipo completo?

“La mayoría me conocen (muchas competencias las tuvieron juntos), los entrenadores de otros países me felicitaban por aguantar los ritmos y dar pelea”.

¿Qué necesita un atleta como vos para poder sobresalir aún más?

“Necesitamos mas apoyo de las autoridades y empresas. Nos ayudan algo pero solo para material deportivo, para vivir el día a día no tenemos”. 

¿A qué te dedicas en el día a día?

“Yo trabajo como taxi, pero de momento tuve que dejarlo por la competencia, para concentrarme en eso”.

¿Quienes componen tu familia?

“Mi hermano y sobrinos. Vivo junto con ellos”.

¿Deben trabajar todos juntos para llegar a fin de mes de manera tranquila?

“Eso no entienden algunos, nosotros no tenemos un sueldo seguro, y como te digo, no vas a ir a pagar la luz con lo poco que nos dan”.

La Gobernación de Oruro te dio un monto para ayudarte en el Mundial, ¿cierto?

“Si, nos dieron aproximadamente 5000 bolivianos para algunos gastos. De ahí saqué para pagar la maleta, algunos pasajes (de Oruro a Cochabamba por tierra), y algunas gastos más estando allá”.

¿Conversaste alguna vez con autoridades a nivel nacional o empresas para que te ayuden de manera constante?

“Me ofrecieron muchas cosas, pero fueron promesas nomás. Recuerdo que tuve una carrera en Brasil, volví y me prometieron mucho”.

¿Qué te prometieron?

“Me dijeron que iba a firmar un auspicio con una empresa de indumentaria deportiva, una empresa de Oruro y nadie más se volvió a contactar. Al final yo solo tengo que ver de cubrir mis gastos porque el Comité Olímpico tarda en depositarte también. Al Mundial fui por mis propios medios, mi familia fue la que me apoyó”.

¿Pensaste en representar a otro país deportivamente? 

“Muchas veces pensé en eso. Un tiempo me contactaron unos managers, los que se dedican a las grandes carreras. Me invitaron a entrenar en Kenia, ahí está la élite del atletismo. Hay muchos equipos que entrenan allá, brasileños, uruguayos, y ellos querían ponerme en un grupo allá”.

¿Por qué no fuiste?

“Yo esperé las respuestas del apoyo nacional, y además no me quise ir por mis sobrinos. “¿Para qué te vas a ir?”, me decían, y me quedé acá entrenando”.

¿Cual es el siguiente paso para Héctor Garibay?

“Voy a volver a trabajar con el taxi, pero también me quiero preparar para los Juegos Suramericanos (que se disputarán en Asunción entre el 1 de octubre al 15 del mismo mes)”.

El atleta nacional cerró la conversación mencionando nuevamente a las autoridades locales, y compañeros atletas, quienes según Garibay, ayudan. “Agradecido con la Gobernación de Oruro. Siempre nos apoyan con algunos pasajes, los entrenadores y los atletas de Oruro que nos apoyan y animan para no rendirnos y no bajar los brazos.


Héctor Garibay, el taxista más veloz de toda Bolivia Reviewed by Jorge Molina on 11:26:00 p. m. Rating: 5 El Deber  Ante la falta de ayuda y recursos económicos, el atleta boliviano debe recurrir al trabajo diario para subsistir junto a su famili...

No hay comentarios.: