Censo nacional: ¿y qué de la salud, justicia, ética y áreas protegidas? - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

Censo nacional: ¿y qué de la salud, justicia, ética y áreas protegidas?

 

Pedro Gareca Perales 

 

El último Censo de Población y Vivienda se realizó del 21 al 23 de noviembre de 2012, bajo la regulación de la Ley del Sistema Nacional de Información y Estadística (SNIE), ejecutado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), con indicadores predominantes en temas: poblacional a nivel nacional, departamental, municipal y comunidades; así como determinar las condiciones de vivienda, ocupación laboral, empresarial, agropecuario, educación, salud, seguridad social, migración, desarrollo humano sostenible, económico, social y cultural.

Los resultados obtenidos del mencionado censo sensiblemente no fueron publicados en su conjunto oportunamente para que la población boliviana esté plenamente informada y haga uso de su derecho legítimo a seguimiento en la distribución de los recursos económicos y, principalmente, si las políticas y estrategias de desarrollo humano y sostenible guardaban relación con los datos estadísticos obtenidos en el censo nacional.

El Censo Nacional de Población y Vivienda que con carácter de prioridad ha sido aprobado por el Poder Ejecutivo mediante Decreto Supremo a realizarse el 16 de noviembre de 2022, mostrará las características demográficas y crecimiento poblacional a nivel nacional y cómo estamos en los temas de desarrollo económico, social, cultural, salud pública, educación, pobreza y extrema pobreza, empleo, subempleo, desocupación, instalación hospitalaria en sus diversos niveles, entre otros.

Como asunto central, va a permitir conocer la población total de Bolivia, la distribución y representación política tan exigida por los diversos segmentos de la población boliviana; representación política que debe armonizarse en función poblacional y de territorios.

Esto significa que hay que articular una cierta y real representación política, bajo el principio básico que la democracia es la representación de personas, como sujeto político en la sociedad, pero también de territorios. Esto no quiere decir que las provincias, municipios, secciones y comunidades menos pobladas tengan un plus político-ideológico que implique desvirtuar el resultado electoral, porque la sobrevaloración del voto de determinados ciudadanos con respecto al de otros desvirtúa el sistema de representación política.

Habría que aplicar de forma ponderada otros criterios que fortalezcan la democracia, porque el sistema de representación también es un sistema de compensación y así no falsear la representación poblacional y territorial. Si no buscamos con los resultados del censo una fórmula de representación objetiva y justa, será poco probable superar el desequilibrio poblacional y territorial prácticamente incorregible al presente.

Al abordar otros temas sensibles, no deberíamos sorprendernos cuando alguien decide tirarse por un balcón porque lo van a desahuciar o bien resistirse al entubado si presume el paciente que de allí no saldrá con vida y prefiere ser tratado en su domicilio.

Tampoco deberíamos ser indiferentes e inhumanos si ante el colapso de las unidades de terapia intensiva (UTI) por enfermos del Covid-19 los médicos apliquen el -descarte- de personas mayores de 60 años y prioricen a personas de menor edad que realmente tienen la posibilidad de recuperarse y cuentan con los recursos económicos para cubrir los medicamentos, siendo que la responsabilidad de garantizar la vida y salud del paciente le corresponde al Estado como derecho humano.

No deberíamos permanecer escépticos, ante las indecorosas descalificaciones de golpistas a quienes defendieron la democracia y nada menos por quienes huyeron del fraude democrático del 20 de octubre de 2019. Las pruebas internacionales del fraude electoral son imborrables, como son las Leyes 1266 de 24 de noviembre de 2019 y la 1270 de 20 de enero de 2020 de anulación de elecciones y nueva convocatoria para el periodo 2020-2025 y la ampliación de mandato para autoridades electas, aprobadas por los dos tercios del MAS IPSP y por unanimidad.

Resulta intolerable que en los últimos cuatro meses de gestión de gobierno, determinadas decisiones fiscales y judiciales continúen con aprehensiones y encarcelamientos a exautoridades, ex jefes militares y policiales, ciudadanos y jóvenes que defendieron la democracia del autoritarismo instalado durante más de catorce años, sin una migaja de respeto a la Constitución, las libertades y el principio de presunción de inocencia e irónicamente se declaren víctimas y beneficiarios de indultos y amnistías.

¿Aguantarían los chiquitanos el avasallamiento de interculturales chapareños el desmonte sostenido de sus tierras, áreas protegidas y otras que pertenecen a particulares y comunidades de tierras bajas? Y ¿soportarían los cruceños saciar los instintos de pirómanos conectados presuntamente con actividades del narcotráfico? Sin duda los cruceños son capaces de dejarse subestimar a pesar de su ingente poder.

Desde la ética, es indigno que esta tropelía y fanatismo del poder político, no se conciba que se relacione con el estrés que causa no tener los mínimos imprescindibles para cubrir las necesidades vitales; en esta línea resulta paradójico, que Evo Morales amenace a quienes traicionen al partido con la pérdida del curul como si fuere su mandante y ¿el fraude electoral no importa pérdida de personería jurídica del MAS?

Por todo ello, es preciso que la ALP ponga al día determinadas normas y abrogue aquellas como la de Emergencia Sanitaria que atentan contra el bien común, los mandiles blancos y al Sindicato de Ramas Médicas (Sirmes) y los fiscales y jueces interpreten la Constitución y las leyes con nuevos principios y mentalidades.

Finalmente, de forma inteligente y sagaz Aragón M., (2002:204) dice: “Un Estado de derecho no lo es tal sin control jurisdiccional. El problema surge cuando el control social y el control jurisdiccional del poder han de sustituir, casi enteramente, el control parlamentario. En este caso los ciudadanos tienen muy poco que ganar y la democracia mucho que perder”.

Pedro Gareca Perales/ Abogado Constitucionalista y Defensor de los DDHH.

 

Censo nacional: ¿y qué de la salud, justicia, ética y áreas protegidas? Reviewed by Jorge Molina on 9:49:00 p. m. Rating: 5   Pedro Gareca Perales    El último Censo de Población y Vivienda se realizó del 21 al 23 de noviembre de 2012, bajo la regulación de la...

No hay comentarios.: