El impostor - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

El impostor

 


RONALD MACLEAN-ABAROA

   

La transferencia pacífica y periódica del poder político es uno de los ritos más importantes de una democracia madura. La más reciente disrupción de tan importante acto la protagonizó Donald Trump, en enero de este año, al no asistir a la tradicional “inauguración” del presidente Joe Biden, negándose a aceptar su derrota electoral y aduciendo un fraude. Un bochorno que puso en cuestión la salud de la democracia más antigua del mundo.

El supremo simbolismo de la transmisión periódica y pacífica del mando presidencial no tiene paralelo en el imaginario democrático. Sienta la pauta temporal de la legitimidad de los actores políticos y de su representatividad ante la comunidad internacional. Es una fotografía ante el mundo del establecimiento político de esa circunstancia histórica.

Ya como excanciller de Bolivia, y en condición de amistad, me tocó asistir invitado a algunas transmisiones presidenciales de países andinos. La más memorable por su contenido filosófico fue la del presidente ecuatoriano Jamil Mahuad en 1998, cuyo discurso de posesión fue una verdadera pieza oratoria de filosofía política y visión histórica, basada nada menos que ¡en el pensamiento aymara!

La transmisión presidencial del presidente Andrés Pastrana, también en 1998, excolega alcalde de Bogotá, y amigo entonces, no sólo fue de una organización protocolar impecable, sino también de un simbolismo histórico particular. Andrés, hijo del expresidente Misael Pastrana quiso hacer un homenaje a su padre, ya fallecido, caminando solo con su esposa e hijos, a su posesión al aire libre en la plaza de Bolívar cercana al palacio de Nariño. La caminata a cielo abierto y enorme riesgo de seguridad incluía un alto en una iglesia católica próxima donde Pastrana oraría por su padre, junto a su familia, remarcando su carácter conservador y religioso.

La concurrencia al acto había sido precedida de cuidadosas medidas de extrema seguridad, habiéndose permitido el ingreso a ese espacio público sólo a invitados especiales. A medida que se acercaba caminando el presidente electo, y en medio de la curiosidad y del nerviosismo de los presentes, empezó a correr un murmullo generalizado. Junto a Pastrana, su esposa e hijos se acercaba caminando un sujeto completamente desconocido. ¿Quién era él? ¿Cómo había logrado burlar la estricta seguridad?

Grande fue mi sorpresa y vergüenza ajena al descubrir que el intruso era nada menos que un diputado boliviano que no tuvo empacho en pegarse a Pastrana y desfilar saludando como si se tratase de su propia inauguración. Suelto de cuerpo, indiferente con romper el encanto que se pretendía con la simbólica caminata presidencial, que desafiaba el peligro oculto de un atentado terrorista.

Esto nos trae al escándalo político internacional protagonizado por Evo Morales en la reciente transmisión de mando en el Perú, sentándose a la siniestra del bisoño presidente Pedro Castillo, quien tenía a su diestra nada menos que a Don Felipe, el rey de España. ¿Qué hacía Evo Morales ahí? ¿Cómo se le pegó a Castillo, ocupando el sitial de jefe de Estado a la par del monarca español y por encima del presidente y jefe de Estado boliviano?

¿Qué hacia allí este impostor, mostrándole al mundo quién manda en Bolivia, a pesar de haber sido echado por cometer un escandaloso fraude electoral y burlar la Constitución?

Evo Morales no nos representa ni política ni legalmente y, por tanto, ha cometido una suplantación de funciones que es un delito penal. ¿Y qué de Arce Catacora, ese títere que permite que lo releguen siendo, desafortunadamente, el único y legítimo jefe de Estado nuestro?

Triste presagio de lo que se nos viene, donde la impostura ha suplantado a la legitimidad y la transmisión periódica y pacífica del poder político se ha enrarecido.

 

El autor fue alcalde de La Paz y canciller de la República.

 

El impostor Reviewed by Jorge Molina on 8/02/2021 Rating: 5   RONALD MACLEAN-ABAROA     La transferencia pacífica y periódica del poder político es uno de los ritos más importantes de una democrac...

No hay comentarios.: