Tripofobia o miedo irracional a los agujeros - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

Tripofobia o miedo irracional a los agujeros

 


José Fabián Ribera Gutiérrez

¿Siente malestar si observa la imagen de la vaina de flor de loto que aparece sobre estas líneas? De ser así, es probable que sufra tripofobia, es decir, miedo irracional ante la acumulación de pequeños agujeros. Las personas que padecen este trastorno sienten asco ante la observación de determinadas estructuras porosas, como una chapa perforada o un panal de miel. También los patrones irregulares, como las burbujas que forma la espuma del gel de baño o los poros del chocolate aireado, pueden provocarles malestar. Además de asco, escozor y náuseas.

La tripofobia, poco investigada por la ciencia, no está reconocida oficialmente. De hecho, el concepto se atribuye a una mujer irlandesa, quien en 2005 utilizó por primera vez el término en un foro de Internet. Desde entonces, cada vez más personas se identifican bajo esta descripción; incluso más páginas de Facebook y artículos en línea de los que se piensa atestiguan el fenómeno.

Ante este escenario, científicos de la Universidad de Essex han investigado cuántas personas sufren tripofobia y las causas de este peculiar trastorno. Para ello, mostraron a cerca de 300 sujetos una fotografía en la que aparecía una vaina de semillas de flor de loto, motivo que con más frecuencia se relaciona con la tripofobia. Según hallaron, el 11 por ciento de los hombres y el 18 por ciento de las mujeres afirmaban que mirar la fotografía les provocaba un fuerte malestar. Los hallazgos se publican en Psychological Science.

Pero ¿qué provoca la tripofobia? El testimonio de uno de los participantes llevó a los investigadores a una idea. Según explicaba el sujeto, no solo sentía una intensa aversión por los agujeros, sino también frente a determinados animales, como los pulpos de anillos azules. Esta especie de cefalópodo, que se encuentra entre los animales más venenosos de la Tierra, no presenta agujeros sobre la superficie de la piel, pero sí anillos oscuros que recubren su cuerpo y producen esa misma sensación.

En un segundo experimento, los científicos exploraron fotografías, además del mencionado pulpo, de otros nueve animales venenosos, entre ellos la medusa de avispa, la serpiente taipán y el pez globo. Hallaron una característica en común: la superficie cutánea de estos animales venenosos presentaba contrastes de brillo y de colores, además de una densidad similar de puntos, anillos, manchas o rayas. Asimismo, constataron un fenómeno parecido cuando analizaron las imágenes de objetos agujereados que desencadenan tropofobia. Los autores sugieren que el cúmulo de agujeros en las plantas o en los objetos inanimados que producen los humanos, puede generar una reacción de miedo porque se asemejan al patrón de los animales venenosos y, de esta manera nos alertan inconscientemente de que existe un peligro. Con otras palabras, el miedo a los agujeros podría deberse a una reacción de huida que hemos heredado de nuestros antepasados.

Al no ser una antipatía reconocida por la ciencia, las personas no le dan mucha importancia, no existen tratamientos específicos para combatir la enfermedad. Las personas que tienen esta patología sienten mareos, asco entre otras cosas. Lo recomendable es asistir a un psicólogo que ayude a hablar del tema abiertamente, y que de esta manera vaya perdiendo carácter, hasta que se tenga control de la misma, en algunos casos se llega a superar este disgusto, pero eso requiere de constancia y el apoyo de las personas a su alrededor.


Tripofobia o miedo irracional a los agujeros Reviewed by Jorge Molina on 9/30/2020 Rating: 5   José Fabián Ribera Gutiérrez ¿Siente malestar si observa la imagen de la vaina de flor de loto que aparece sobre estas líneas? De ser así,...

No hay comentarios.: