Gracias abril - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

Gracias abril

 



ROCÍO ESTREMADOIRO RIOJA

   

Abril es uno de los meses más cantados en la música, la literatura, la filosofía y mitologías diversas, mayormente en relación a la belleza de la naturaleza. Por ejemplo, Antonio Machado celebraba la llegada de la primavera en el hemisferio norte haciendo de abril, su musa: “Era una mañana y abril sonreía”. En la otra mitad del planeta, Vinicius de Moraes se regocijaba con el manso otoño de abril: “As cores de abril/Os ares de anil/O mundo se abriu em flor/E pássaros mil/Nas flores de abril/Voando e fazendo amor”.

Sin ir lejos, hasta la calificación de “luna rosa” o “rosada” de la famosa “superluna de abril” que anteayer tuvimos el deleite de presenciar, lleva una acepción a la poesía de colores que trasmuta este mes. Investigando, se encuentra que la luna llena de abril se denomina “luna rosa” porque coincide con la floración anual del phlox, hierba silvestre que crece en América del Norte, cuya flor rosada sólo nace en abril y cuya belleza fue afición de extraordinarias y recónditas culturas que poblaron este continente antes de la llegada de los europeos.

Por supuesto que abril también es generoso con los valles interandinos. El otoño da paso a la renovación de la vida y, entre los variados tonos de las hojas de árboles frondosos en metamorfosis, son incontables los días en los que “llueve y brilla el sol” entre atardeceres exuberantes y nubes enormes. Y, como en el onírico relato de Akira Kurosawa, es probable que al bello paisaje se le sume arcoíris y, aunque no salgan los zorros, en contraparte, se enaltecen los más variados trinos de “cabecitas negras”, “tordos músicos” y benteveos.

Y entre todas las maravillas que se pueden contemplar en abril (entendida la contemplación como el privilegio de tomarse unos minutos para observar los regalos de la naturaleza, lo que sería, para Aristóteles, el requisito indispensable para alcanzar la sabiduría), la vida me otorgó una más.

Ya van por lo menos cinco años que me topo con un ser extraordinario que en abril visita las otoñales “damas de la noche”, las fragantes lavandas, los enigmáticos floripondios o la humildad de numerosas flores de las hierbas silvestres. Por los sortilegios del azar, sin falta, me topo con ese ser en los diversos jardines que me acogieron, en los caminos que recorro, en las montañas, en los parques y en las vertientes: Un insecto con forma de colibrí, un tipo de dulce polilla poéticamente llamada “esfinge colibrí”. Un insecto-pájaro o un ave-mariposa, como prefieran el orden. ¿No suena a un hada, un duende, un maravilloso ser mitológico? ¿No será que esas idílicas criaturas imaginarias se inspiraron en la magnificencia de los insectos y los pájaros, en la fecundidad de los retoños, en el perfecto y misterioso equilibrio natural que trae seres de ensueño como un insecto-ave que contribuye a la continuidad de la vida?

Tal vez exagere y una vez más mi cabeza delirante y fantasiosa está maquinando historias y quiera ver luminosas señales y augurios reconfortantes, donde solamente hay frío e indiferente azar que cruza existencias efímeras. Tal vez la lúgubre huella humana que hemos ido dejando en esta ciudad desértica y agonizante, haga que tales apariciones suenen a extraordinarios milagros, a regalos de albures misteriosos.

La cosa es que no quiero perder la capacidad del asombro. De ese asombro infantil y apacible que es capaz de regocijarse con un insecto. No quiero extraviarme en el desencanto de la adultez, en el sinsabor de las inacabables malas noticias, en la “jaula de hierro” de la modernidad (Weber). Por ello, agradezco a la vida que mi ser precioso, mi “visitante de la parte encantada de la Tierra” (José María Arguedas), sin falta, a fines de abril, se tope conmigo y me recuerde que la belleza y la dulzura están ahí.

¡Gracias abril!

 

La autora es socióloga.


Gracias abril Reviewed by Jorge Molina on 4/28/2021 Rating: 5   ROCÍO ESTREMADOIRO RIOJA     Abril es uno de los meses más cantados en la música, la literatura, la filosofía y mitologías diversas, mayor...

No hay comentarios.: