Por ser periodista - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

Por ser periodista

 


JUAN JOSÉ TORO MONTOYA

   

Cuando el odio nubla la razón, no hay argumento que valga. Esa es la lógica de las dictaduras, que actúan en función de lo que creen, aunque aquello que creen esté equivocado.

Algo así pasó en diciembre de 1971, poco después del golpe de Estado del entonces coronel Hugo Banzer. El 28 de ese mes –irónicamente Día de Inocentes– paramilitares se metieron a la universidad Tomás Frías de Potosí y sacaron con engaños al estudiante Antonio González. Una vez afuera, se lo llevaron detenido hasta La Paz.

En un libro publicado en 2010, González cuenta que lo pusieron frente al mismísimo ministro del interior, Mario Adett Zamora. “Este militar no dudó en golpearme en el rostro y la cabeza. Me pidió nombres de quienes se habían reunido en Salta, Argentina, con grupos guerrilleros de tupamaros y montoneros. A plan de patadas, me desnudó buscando una herida de bala porque, según denuncias de mi participación en esa reunión, resulté herido en la espalda”, escribió.

Pero González no tenía ninguna herida, porque jamás fue a Salta. Informó de la reunión, porque era periodista. Había trabajado en la radio Sumaj Orcko, que era de los mineros, y, en 1971, él formaba parte del departamento de prensa de radio Kollasuyo. Informó sobre la reunión y, como era militante del partido comunista, no faltó quien lo denuncie como opositor al Gobierno.

Estuvo preso hasta enero de 1973, cuando las gestiones de los sindicatos de la prensa lograron su liberación. La dramática experiencia lo curtió y, en lugar de amedrentarle, lo convirtió en un fuerte cuadro sindical. Así, llegó a ser dirigente de la prensa potosina.

José Antonio González Bustillos murió por Covid-19 a las 8:30 del lunes 26 de abril. El virus contagió a toda su familia y la federación de la prensa tuvo que hacer una colecta pública para reunir el dinero que permita cubrir sepelio y tratamientos. Aunque era dueño de una radio, nombrada Rebelde –por la de Cuba–, sus ingresos no justificaban su mantenimiento.

Así, don Antonio se convirtió en un periodista más que murió en condiciones difíciles. Los colegas saben que, si hacemos un recuento, no vamos a encontrar periodistas ricos porque, para salir de la pobreza, los informadores bolivianos tienen que pasar la línea y meterse a la política.

Los que no lo hacen, y se quedan en su papel de periodistas, corren el riesgo de morir como don Antonio, necesitando ayuda.

¿Cuál es el delito del periodista? Cumplir su trabajo, informar, y, al hacerlo, muchas veces incomoda al poder, que prefiere un periodismo mudo o complaciente.

El periodista que se vende tendrá casas, autos, bienes y una buena renta. El que no, será tildado de opositor y está condenado a morir en el ostracismo, digno, pero ostracismo al fin.

 

El autor es Premio Nacional en Historia del Periodismo.

 

Por ser periodista Reviewed by Jorge Molina on 4/29/2021 Rating: 5   JUAN JOSÉ TORO MONTOYA     Cuando el odio nubla la razón, no hay argumento que valga. Esa es la lógica de las dictaduras, que actúan e...

No hay comentarios.: