Abuso sexual: el calvario de un niño cuando la madre calla - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

Abuso sexual: el calvario de un niño cuando la madre calla

El País
Para los menores es especialmente difícil encontrar el valor para confesar que fueron víctimas de un abuso o violación, es por eso que las autoridades recomiendan fortalecer su confianza y comunicación.
A finales de abril de este año, un hecho de abuso sexual a 4 menores de edad perpetrado por un asambleísta regional de la provincia Gran Chaco conmocionó al país entero, el sindicado fue detenido y también su pareja, quien es madre de dos de las víctimas. Según declaraciones de los menores, ella sabía de los abusos que sufrían, pero no les creía y no hizo nada para protegerlos.
Sin embargo, éste no es el único caso registrado en Tarija en el que un menor debe sufrir más allá de esa violación o abuso sexual, al ver que su madre no le cree o no hace nada cuando le cuenta sobre la pesadilla que está viviendo. Esto le pasó a Laura (nombre ficticio), una niña de 8 años que vivió en carne propia cómo es vivir en una casa, que fue para ella el lugar más inseguro del mundo.
La niña no tiene ningún recuerdo de su padre, pues él abandonó a Carmen (madre) cuando llevaba ocho meses de embarazo. A su corta edad se da cuenta que es un tema del que no puede hablar abiertamente y sabe también que su vida no es como la de otras niñas que tienen a un padre cerca, que las recoge de la escuela o que les enseña a andar en bicicleta.
Contrario a eso, Laura convive con su padrastro, Roberto, de 47 años, y que es más de 20 años mayor que su mamá.  Se trata de un hombre de mal carácter y que no tiene reparo en maltratar a ninguna de las dos, incluso delante de otras personas.
Pero lo peor, es lo que hizo Roberto hace más de un año cuando Carmen salió al mercado en la tarde a comprar las cosas para el día siguiente. Al quedarse solo con la niña se acercó cuando la vio jugar en la sala, le tapó la boca y la llevó a su dormitorio. Allí se robó su infancia, su alegría y mucho más.
Un día, Laura no pudo más y le confesó a Carmen todo lo que venía ocurriendo hace meses y le pidió que la proteja.
Pero esto no ocurrió, tal vez por miedo o desconfianza, Carmen le dijo a su hija que estaba equivocada, que ni Roberto ni nadie le harían daño. Ella también optó por el silencio y no le contó a nadie lo ocurrido.
Así pasaron las semanas, hasta que llegó de visita la madre de Carmen y trajo consigo un vestido de regalo para su nieta. Más aún, cuando intentó ponérselo, notó unos moretones en el cuerpo de la pequeña, por lo que le preguntó qué le había pasado y la niña se lanzó en llanto al ver que había alguien que se preocupaba por ella.
Entre lágrimas, solamente le pidió que la llevase lejos de allí, lejos de su padrastro y de su madre. Ella entendió todo y no dudó un segundo en guardar en su bolsón algunas prendas de la niña y la sacó de aquel lugar.

Abuso sexual: el calvario de un niño cuando la madre calla Reviewed by Jorge Molina on 7/07/2020 Rating: 5 El País Para los menores es especialmente difícil encontrar el valor para confesar que fueron víctimas de un abuso o violación, es por es...

No hay comentarios.: