Raza maldita - Periódico El Gran Chaco - Noticias de Yacuiba, Gran Chaco, Tarija, Bolivia y el Mundo.

728x90 AdSpace

Recientes

Raza maldita


 La palabra “raza” ha perdido su concepto.

Se la definía como “cada uno de los grupos en que se subdividen algunas especies biológicas y cuyos caracteres diferenciales se perpetúan por herencia”, pero la ciencia ha demostrado, científicamente, que eso no es cierto.

Y es que investigaciones genéticas, geológicas y de análisis climático han establecido que el ser humano actual, conocido por los científicos como Homo sapiens, tuvo un origen común; es decir, procede de un solo lugar, situado al norte de Botsuana, África.

El origen común echa por tierra el concepto de “subdivisión en algunas especies biológicas” y, si bien es cierto que existen “caracteres diferenciales”, resulta que estos son tardíos. Pongámoslo más claro: el ser humano comenzó a diferenciarse muy tarde porque su antigüedad es de por lo menos 200.000 años y la mitad de ese tiempo lo pasó en su cuna; es decir África. Imagino lo que estarán preguntándose muchos lectores al saber que la humanidad procede de ese continente: ¿habrán sido negros nuestros ancestros? La respuesta es sí.

Imagino que esta verdad científica puede ser traumática en un país como Bolivia donde existe una acendrada discriminación basada en el color de la piel que, incluso hoy, es rotulada como “racismo”.

En nuestro país existe una innegable simpatía hacia el color claro, y cuanto más claros son la piel y el cabello de las personas, más apreciados son por los bolivianos, encantados con los “choquitos” y los “gringos”.

Esta es una verdad de Perogrullo, pero Bolivia no la acepta. Prueba de ello es que mi artículo de la anterior semana, titulado “De ‘blancones’ y afines” fue el más rechazado de todos cuantos he publicado en una columna que ya tiene unos 20 años de aparecer en varios periódicos nacionales.

El boliviano es discriminador, pero no le gusta hablar de discriminación. Es más, ni siquiera acepta la palabra “discriminación” y prefiere usar “racismo”, aunque la existencia de esta se puso en duda desde el momento en que “raza” entró en crisis.

Y es que la ciencia ha demostrado que no existe la raza porque las actuales diferenciaciones somáticas, como el color de la piel, de los ojos o el cabello, el tamaño o el volumen, son el resultado de los cambios que sufrió el ADN de nuestros antepasados en un proceso de migración, que duró miles de años, desde África hacia el resto del mundo. A medida que nuestros ancestros se alejaban de su cuna, su piel se iba aclarando y su cuerpo experimentaba otros cambios. Con algo de humor, podríamos decir que el blanco no es tal, sino, más bien, un negro desteñido.

¿Difícil de asimilar? ¡Difícil! Para las mentes anacrónicas, que tal vez esperaban el 12 de octubre para celebrar el “día de la raza”, debe ser sumamente complicado aceptar que todos nuestros ideales de belleza están equivocados y la superioridad no se basa en la apariencia. La única raza maldita es la palabra que ya debería ser quitada del diccionario.

 

El autor es Premio Nacional en Historia del Periodismo.


Raza maldita Reviewed by Jorge Molina on 10/09/2020 Rating: 5  La palabra “raza” ha perdido su concepto. Se la definía como “cada uno de los grupos en que se subdividen algunas especies biológicas y cuy...

No hay comentarios.: